¡¡Damos vida a tu sonrisa!!

2020-06-12

12 DE JUNIO DÍA EUROPEO CONTRA EL CÁNCER ORAL

12junioCancerOral2.jpg

12 DE JUNIO DÍA EUROPEO CONTRA EL CÁNCER ORAL

El diagnóstico de un cáncer oral se basa en un tipo de tumor maligno localizado en la cavidad oral, que afecta a cualquiera de sus tejidos, incluyendo la lengua, las encías, las mejillas, y los labios. Puede aparecer como una lesión primaria de la cavidad oral, en forma de metástasis de un cáncer en un área del organismo distinto o como una extensión de daños en las estructuras anatómicas próximas.
El cáncer oral es un grave problema de salud en muchos países que cuenta con un alto índice de mortalidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la incidencia de cáncer oral en España es de 12 a 15 casos por año en varones y de 2 a 4 casos en mujeres por cada 100.000 habitantes. La OMS predice un aumento de la enfermedad en todo el mundo en los próximos años.
Por eso es de vital importancia prevenir el cáncer oral atendiendo a los consejos de expertos profesionales.
La Odontología tiene un papel relevante en la prevención, diagnóstico y tratamiento de esta patología.

Síntomas, diagnóstico y tratamientos del cáncer oral

Algunos de los síntomas del cáncer oral son los siguientes:

• Aparición de una mancha o un bulto blanco o enrojecido en cualquier lugar de la cavidad oral.
• Permanencia de una llaga en algún tejido bucal que sangra con facilidad o no se cura.
• Dificultad al masticar, tragar, o mover la lengua y/o la mandíbula.
• Adormecimiento de la boca o la lengua.
La detección precoz gracias al correcto diagnóstico tras la aparición de los primeros síntomas del cáncer oral es clave para el pronóstico de la enfermedad. El dentista es la primera persona que suele detectar esta patología durante la exploración. Las lesiones que perduren más de dos o tres semanas, y que no respondan al tratamiento inicial, deberían ser biopsiadas.
La biopsia oral es un procedimiento quirúrgico destinado a recoger tejido de un organismo vivo para su estudio microscópico, con una finalidad diagnóstica. En este sentido, el papel de la biopsia oral es básico, ya que permite establecer el diagnóstico definitivo de las lesiones orales. Estas lesiones pueden ser precancerosas y, a través del estudio de su aspecto e historia clínica, sería posible establecer un diagnóstico clínico de presunción.  No obstante, el estudio histopatológico es imprescindible.
Una detección temprana de la enfermedad favorecerá la curación o reducción del daño, minimizando el riesgo de mortalidad del cáncer oral. Si es detectado en estadios asintomáticos, la tasa de supervivencia aumenta significativamente, así como la posibilidad de tener que realizar tratamientos agresivos.
La cirugía es uno de los principales tratamientos del cáncer oral para tumores en fases iniciales (estadios I y II), que podría combinarse con radioterapia y quimiorradioterapia. El tratamiento de carcinomas orales avanzados (estadios III y IV) suele incluir un tratamiento combinado de cirugía, radioterapia, quimioterapia y tratamientos biológicos adicionales.

Factores de riesgo del cáncer oral

La etiología del cáncer oral es multifactorial. Los factores de riesgo más comunes son el consumo de tabaco y/o alcohol. Una mala alimentación, la radiación ultravioleta solar, infecciones, el virus del papiloma humano (HPV), radiaciones ionizantes o determinados productos químicos que también pueden provocar esta enfermedad. El estilo de vida del paciente está muy relacionado con la aparición del cáncer oral, así como lo están la genética y el medio ambiente. Por ello, tanto si cree tener alguno de los síntomas del cáncer oral citados en este artículo, como si tiene antecedentes genéticos o está expuesto a varios factores de riesgo, recomendamos que se ponga en contacto con su dentista de confianza con la mayor urgencia con el fin de prevenir el cáncer oral o recibir los tratamientos adecuados lo antes posible.

Riesgo de aparición del cáncer oral en fumadores

Cerca del 80% de los casos de cáncer oral se relacionan con el consumo de tabaco. El humo de los cigarrillos contiene alrededor de 60 carcinógenos conocidos, entre los que destacan hidrocarburos aromáticos policíclicos, nitrosaminas específicas del tabaco, aminas aromáticas y aldehídos, además de metales como el arsénico o el plomo.
El riesgo de padecer cáncer oral aumenta significativamente cuando el consumo de cigarros diario es mayor de 20 unidades, la duración del hábito es superior a 20 años, y en aquellos sujetos que comienzan a fumar antes de los 15 años.
Dejar de fumar o reducir el consumo de cigarrillos contribuye a la desaparición de algunas lesiones potencialmente malignas en la boca. El abandono de este hábito nocivo reduce el riesgo relativo de cáncer oral después de 10 años, llegando a ser comparable al de las personas que nunca han fumado.

Tasa de curación del cáncer oral

Las tasas de curación del cáncer oral dependen de su estadio. Lamentablemente, aproximadamente el 50% de los casos de cáncer oral son diagnosticados en estadios avanzados (estadios III y IV).
La tasa de supervivencia a los cinco años es del 80% en estadios iniciales, 40% en neoplasias con afectación regional e inferior al 20% en pacientes con metástasis a distancia.

Cómo prevenir el cáncer oral

Para disminuir el riesgo de padecer cáncer oral es necesario llevar a cabo hábitos saludables. Eliminar el consumo de tabaco es fundamental para minimizar los riesgos, así como minorar la ingesta de alcohol. También es importante reducir el riesgo de infección por el HPV.
Realizar revisiones odontológicas, al menos, dos veces al año es otra de las medidas más efectivas para prevenir el cáncer oral.
Se estima que entre el 30% y el 40% de todos los tipos de cáncer podrían ser evitados con estilos de vida saludables y una correcta alimentación. El aumento en el consumo de frutas y verduras en la dieta ha demostrado prevenir el cáncer oral. 
La recomendación sobre la ingesta de frutas y verduras es tomar cinco piezas al día y, por lo general, consumir los vegetales crudos mejor que cocinados.
Las frutas que mejor protegen frente al cáncer oral son las frutas rojas, como las fresas, frambuesas, arándanos o las moras, ya que contienen ácido elágico y gran cantidad de polifenoles que estimulan los mecanismos de eliminación de sustancias cancerígenas.

VEMAR - 10:07:00 @ General, Odontología

 
 
 
Correo
Llamada
Instagram